Translate

sábado, 21 de marzo de 2015

Serie El amor existe: Elena y el primer tren




  Mirar pasar la vida o el tren, o las dos cosas y entender que las historias se cruzan y son cantos o cuentos.
   Las líneas no son fáciles, se enhebran o no y nos llevan a estaciones. Elena colocó su flor a la espera, a la espera del tren. Cuando pasé, me eligió para decirme que ahí, justamente en la mitad del puente peatonal se habían dado el primer beso. Desde ese lugar lo veía partir y regresar. Mucho tiempo, el mismo lapso que el tren comunicó pueblos perdidos y ciudades, el que llevó historias del campo, del interior a las ciudades, el que juntó cabecitas, mucho tiempo... hasta los 90. Por la misma fecha Pedro se fue y no regresó. La flor en ese lugar, el del primer beso, lo recordaba. Y Elena no viajó más, en rebeldía, qué sentido tenían los viajes sin él?, sin tren?.
  Hoy volvía el tren, con el silbido también Pedro, siempre Pedro, como antes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada